Sábado 11 Julio 2020

  

 

Comuna 15

  

larreta

Delegados de ATE se encuentran en estado de alerta y realizan asambleas periódicas por la información extraoficial de que la Ciudad unificaría cinco hospitales mentales en el predio de uno de ellos.

Con el aval de las urnas, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, está intentando la forma de conseguir que esta vez sí la “calculadora imaginaria” de la salud porteña le dé 5x1. Según denunciaron delegados de ATE en distintos hospitales de la Ciudad, el Gobierno tendría la intención de unificar cinco centros de salud, tres dedicados a los pacientes psiquiátricos, en el predio de uno de ellos, realizando un drástico recorte en el área.


Los hospitales involucrados en este “5x1” serían el Moyano, el Borda, el Tobar García, el Udaondo y el Ferrer, todos ellos localizados en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. De los nosocomios mencionados, los tres primeros pertenecen al rubro de la salud mental, aunque con especialidades en casos de mujeres, hombres y niños respectivamente, el cuarto se especializa en gastroenterología y el último tiene a pacientes con tratamiento en rehabilitación respiratoria.


La información sobre este plan de Rodríguez Larreta se escuchó por primera vez el 30 de diciembre pasado. En el brindis de fin de año de los trabajadores del Hospital Moyano, las autoridades del centro de salud se acercaron a algunos de los médicos y enfermeros y les transmitieron que el Gobierno porteño tenía la intención de unificar los tres nosocomios de salud mental. Otra versión, en tanto, sumó a los otros dos hospitales cercanos.


Pese a que no hubo ninguna novedad oficial, el trascendido alertó al gremio ATE, que en pleno enero declaró el estado de alerta y movilización permanente atentos a cualquier movimiento que surja en ese sentido. A lo largo del mes, los trabajadores realizaron al menos tres asambleas en el propio Moyano. A estas reuniones asistió personal de todos los centros de salud involucrados, junto a legisladores de la oposición y miembros del sindicato de estatales, quienes mostraron su total rechazo a la inciativa y la calificaron de “ajuste en la salud”.


La idea de unificar centros de salud tiene un antecedente cercano: fue en 2018, cuando la Ciudad publicó un decreto que creaba la Unidad de Proyectos Especiales Complejo Hospitalario Sur. En el mismo, se integraban los hospitales Muñiz, Udaondo, Ferrer, Marie Curie y Muñiz. El proyecto, que fue denominado por sus críticos “5x1”, generó un amplio rechazo en la comunidad de trabajadores de la salud y dirigentes de la oposición.


En aquel momento, la presión de los trabajadores de los nosocomios, la exposición mediática del tema y la cercanía con el año electoral provocaron que Rodríguez Larreta diera marcha atrás y no lo incluyera dentro del presupuesto y el plan de gobierno del año siguiente. Sin embargo, “pasaron cosas”. El 55% de los porteños le otorgó a la actual gestión un segundo mandato, y una cómoda mayoría en la Legislatura, y con ese impulso el líder capitalino iría por la revancha.


“Un poco nos sorprendimos, pero veníamos esperando un golpe después de la elección”, sostiene Tránsito Fernández, secretaria general de ATE en el Hospital Moyano. “Larreta es un mentiroso, y no sabemos en qué momento va a actuar”, agrega. La dirigente asegura que, si el Gobierno de la Ciudad quisiera reestructurar el área de salud mental para adecuarla a la Ley 26.657, que sería la excusa para modificar la estructura hospitalaria ya existente, “tendría terreno de sobra sin tocar un hospital”.


Sin embargo, como es moneda corriente en la administración porteña, el fantasma de los “negocios inmobiliarios” sobrevuela también este caso. Los terrenos son amplísimos: el Moyano, por caso, ocupa 17 hectáreas en una zona cercana a Parque Patricios, de fuerte impulso en el valor del metro cuadrado en los últimos años. La información extraoficial conocida hasta ahora, no obstante, no indica qué nosocomio sería la sede de este “5x1”.


Respecto a cómo podría ser implementado un proyecto así, Fernández traza un complejo panorama. “Sería una locura, no se puede mezclar a los pacientes como ganado”, dice, al tiempo que advierte sobre una problemática que podría traer la medida de hacerse efectiva: la violencia de género.


“Todos los días vemos lo que padecemos las mujeres, las muertes, las agresiones. ¿Y ellos pretenden unificar ambos sexos? Es muy peligroso”, expresa la trabajadora del Hospital Moyano, sito en Brandsen 2750 .


Aunque la iniciativa no tenga aún novedades, el estado actual del Moyano moviliza a sus representantes gremiales. “No estamos en buenas condiciones. Tenemos faltante de todos los insumos, medicamentos, pañales, shampoo, papel higiénico, todo lo que se utiliza cotidianamente”, denuncia Tránsito Fernández. Además, la dirigente de ATE cuenta que existía en el centro de salud un espacio en el que las pacientes realizaban ejercicios de rehabilitación, jugaban o hacían talleres. Hoy está ocupado por la cocina, que presta servicio tercerizada”, indica la enfermera.


La privatización, de presencia casi perfecta en los espacios públicos durante esta gestión, alcanza también al nosocomio psiquiátrico. “Tenemos cinco empresas privadas prestando servicio en el Moyano”, comenta Fernádez, quien, no obstante, cuestiona duramente el mantenimiento del lugar. “Llueve en los techos, no se limpian las hojas de las canaletas”, detalla, entre otros ejemplos. La mujer sostiene que “puertas adentro, ningún hospital de la Ciudad está bien”.


En los últimos días de enero, un grupo de dirigentes gremiales de distintos hospitales se acercó al ministerio de Salud porteño para pedir certezas respecto a esta información extraoficial. Sin embargo, no fueron atendidos. Al cierre de esta edición, este cronista tampoco había recibido respuesta por parte de la misma área luego de realizar una consulta sobre la veracidad del trascendido denunciado por ATE.


El ministerio en cuestión es uno de los pocos que cambió de manos en este nuevo mandato de Rodríguez Larreta. Fernán Quirós, de trayectoria en el Hospital Italiano y la salud privada, reemplazó a Ana María Bou Pérez en la cartera.


“Si se analiza la simbología de la medida, sería agredir a los que no tienen voz, los enfermos mentales”, cierra Fernández. Para este nuevo mes, ATE promete “estar atentos a cualquier novedad”, no descarta una medida de fuerza, y promete que, de avanzar con el proyecto, la Ciudad “tendrá otra vez a la comunidad hospitalaria en contra”.